¿Porque son importantes los estudios biomecánicos en los corredores? ¿Un análisis de la carrera es la solución?

9 de mayo, 2016

Análisis biomecánico en Montecarmelo

¿Porque es importante un estudio biomecánico?, ¿en que consiste?, ¿quién se lo tiene que hacer?

Estas y otras preguntas intentaremos resolverlas en esta entrada del blog de Tierra Clínica.
La actividad deportiva, especialmente la carrera es una actividad repetitiva, en el que se produce una cantidad de impacto importante. En cada zancada, se estima que el cuerpo tiene que absorber una fuerza de 2,5- 3 veces el peso corporal. Es decir, dependiendo del peso, tu cuerpo puede tiene que soportar mas de 10 toneladas en menos de 2 km. Los estudios demuestran que entre un 50-70% de los corredores se lesionan en un año. Y en personas que están preparando una maratón este cifra puede ascender hasta el 90%. Esto significa, que si te gusta correr, es probable que en algún momento sufras una lesión.

El estudio biomecánico o análisis de la carrera, busca encontrar o detectar patrones en tu forma de correr, que producen un aumento de carga o “stress” de los tejidos, provocando la lesión.
Generalmente el estudio biomecánico que Tierra Clínica realiza tiene una duración de 1 hora como mínimo.

1) Historia clínica completa, con el tiempo de evolución del problema, punto exacto del dolor, tipo de dolor, antecedentes, zapatillas que utiliza, distancias y carga de los entrenamientos.
2) Valoración del paciente en la camilla, explorando su movilidad, fuerza, posición articular, grado de flexibilidad o rigidez.
3) Posición del pie y del miembro inferior en estática.
4) Pruebas funcionales. Paso muy importante. Valoración del “stress” y de la carga de los tejidos. Maniobras en las que valoramos el “trabajo” que realizan las diferentes estructuras óseas, ligamentosas, tendinosas y la capacidad que tienen para soportar dicha carga ( funcionamiento del mecanismo de Windlass o de la fascia plantar, fuerza que tiene que realizar el tendón del tibial posterior para resupinar el pie, rango de flexión dorsal de tobillo, capacidad del paciente para realizar una sentadilla..).

5) Baropodometría. Valoración con una plataforma de presiones la estática y la dinámica del paciente. Puntos de mayor apoyo en el pie y como se comporta este en dinámica.
6) Grabación del paciente caminando. Análisis 2D en el plano frontal y sagital. Valoración del pie en las diferentes fases de la marcha.
7) Grabación del paciente corriendo con sus zapatillas habituales, a diferentes velocidades. Análisis 2D 240fps en plano frontal posterior, anterior y sagital. Valoramos:
Fases de la carrera.
Rango articular de cadera, rodilla y pie en cada fase de la carrera.
Asimetrías.
Tiempos de vuelo y contacto.
Cadencia
Pico de impacto

Con todos estos datos, nos hacemos una idea clara, de si realmente la forma de correr esta influyendo o provocando la lesión.
Por lo tanto, un estudio biomecánico es totalmente necesario parta todos aquellos corredores, que sufren de lesiones crónicas, tales como fasciopatías plantares (fascitis), tendinopatías del tendón de Aquiles, periostitis tibial, síndrome de la cintilla iliotibial o síndrome femoropatelar. También es muy útil en aquellos corredores que no están lesionados, pero tiene la sensación constante que si forzaran un poco mas se lesionarían.
En la próxima entrada hablaremos de posibles tratamientos y su combinación.